Una madre atribulada, llena de fe…

Les pido quienes quieran unirse en oración con nosotros por Ricky, su estado actual es muy delicado.
Yo le pido a Dios que si es Su voluntad lo ayude a pasar por este proceso, que en cada fracción de segundo se sienta amado, que la Virgen lo abrace con todo su amor y que él lo pueda sentir.
De chiqueada le pido un milagro!!!!! que me lo preste más tiempo, que me lo deje con salud, feliz y sin sufrimiento. Que hay cosas maravillosas en esta vida por disfrutar y quiero compartirlas con él, me faltan muchos besos, cariñitos y abrazos por darle!!!!
Pero que no se haga mi voluntad sino la Suya, sé que nos escucha, y que todo esto tiene un propósito que no alcanzo a entender, pero que hasta el momento me ha sorprendido con la unión de mucha gente, con el cariño de muchas personas y la reconciliación de muchas partes.
Gracias a todos por estar al pendiente, por acompañarnos y tratar de ayudarnos de tantas maneras.

Unas horas después…

Mi chiqui-Ricky,  mi Ricky ran, mi bebé precioso!!!!
Te busqué muchísimo! Convivimos 9 meses juntos tú y yo solitos y desde siempre te amé.
Y aunque no todos los días pude abrazarte, besarte o ni siquiera hablarte, sí te amé como nunca! Y le pedí tanto a la Virgen que te cuidará mientras yo no estaba contigo en el hospital, que ahora estás en sus brazos.
Me siento orgullosa de ser tu mamá! Gracias por elegirme!!! Me enseñaste lo más importante de la vida, a apreciar cada segundo, a atesorar cada beso, y a amar y disfrutar cada momento juntos.
Gracias por todos los recuerdos que me dejaste, tus pataditas cuando estabas en mi panza, tu sonrisita en silencio, tus ruiditos antes de llorar para decirme que era hora de comer, tu boquita cuando ya era suficiente comida, tu esfuerzo para abrir tus ojos cuando tenías tanto sueño pero querías vernos, tus pucheros hermosos, la manera de sacar tu manita de la cobija, tu cuellito encorvado a la hora de dormir, tu cuerpo de ranita recargado en mi pecho buscando el espacio en mi cuello para acurrucarte, tus caritas a la hora de darte tu medicina, tus ojitos hermosos mirándome con toda la confianza cuando te fuiste a quirófano y el último abrazo que me diste apretando mi dedo cuando te hacía cariñitos en cuidados intensivos.
Ahora enséñame a recordarte con alegría y no con nostalgia, ayúdame a ser mejor persona cada día, a poner todo mi esfuerzo para encontrarnos otra vez y darte todos los besos y abrazos que todavía tengo ganas de darte.
Acompáñame siempre que puedas, te invito a mis sueños para seguir chiqueándote, se me hace larga la espera para volverte a ver, y ahora ya no tengo miedo de morirme, quiero abrazarte otra vez.
No sé cuál era tu misión mi amor, pero sí sé que mucha gente se unió en oración,  se acercaron a Dios y ofrecieron de todas las maneras su ayuda y compañía en todo tu proceso de bienvenida, tratamiento y despedida.
Mi mayor deseo es que esa trascendencia que tuviste en tantos corazones perdure y se contagie. Que una persona tan pequeña y con un corazón tan diferente, transforme más corazones para amar más a los demás.
Le doy gracias a Dios por poner a todos nuestros ángeles en el camino para poder amarte y disfrutarte más!
A mi Pabo hermoso que fue el mejor hermano! Que siempre te dio todo su cariño a su Ricky ran, que se puso su cubrebocas y gel antibacterial sin renegar con tal de cargarte y que siempre llegó antes que nosotros  a su cuna para tranquilizarte. Por regalarnos mañanas y tardes enteras sin él para llevarte con doctores y visitarte en el hospital. Elegiste al mejor hermano!
A tus abuelitos, tíos y primos que estuvieron cada instante a nuestro lado para cuidar a tus papás, para cuidar a tu hermano y poderte visitar, para acompañarte a dormir en el hospital y llevarnos desde un cirio hasta comida, ropa, cobijas.
A quienes tuvieron toda la disposición para donarte sangre regalándote una partecita de ellos para darte una esperanza de vida.
A los doctores que pusieron en práctica su conocimiento para intentar todo lo humanamente posible por mantenerte sano y con ello darnos esa paz.
A todas las enfermeras hermosas que te cuidaron y se entregaron todos los días como mamás postizas chiqueándote de todas las formas que podían y que nos daban ánimo para pensar positivo.
A nuestros familiares y amigos que nunca faltaron los mensajes para apoyarnos, echarnos porras, unirse en oración, ofrecer misas, su comunion, invitarnos a rezar a diferentes advocaciones de la Virgen y de diversos Santos. Que ofrecieron su día, su trabajo, su dolor y hasta apoyarnos económicamente.
A todas las misses de mi Juan Pablo, que lo ayudaron a vivir en este proceso de inestabilidad en la familia, en un ambiente lleno de amor en su kinder y siempre involucradas en todo el tratamiento de Ricardo.
A todas las personas que pidieron tanto por mi Ricky y que sin siquiera conocerlo lo llegaron a querer tanto!

Estamos y estaremos infinitamente agradecidos por tanto amor de su parte! Que Dios los bendiga!! Siempre siempre siempre estarán en nuestras oraciones!!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>