Jóvenes

La dignidad de la mujer ayer, hoy y mañana con la moda

“No se vale que permitamos que a nuestras hijas y niñas no se les inculque el recelo por la moral y por la belleza de su dignidad femenina debido a la falta de formación en una misma”. Sheila Morataya

“¿Quién me tiene que decir a mi como debo vestirme?…. Soy una chica más bien de vestimenta cómoda y práctica, con los tacones y las faldas me siento rara, pero… ¡nadie puede decirme como debo vestirme!… Y menos, los hombres. Es que estoy alucinando, dejadnos en paz ya… siempre diciéndonos cómo tenemos que comportarnos, cómo tenemos que vestir… tanto unos como otros. Chicos, me desmarco de todo y de todos”. Este es un comentario de una joven lectora como crítica a una cultura que impone cánones de belleza que poco tienen que ver con la con el interior de una mujer y con su esencia.

El culto a la figura ha llegado a nuestras madres jóvenes (y no tan jóvenes) y a nuestras hijas. Empezó con furia en la década de los noventa y se ha ido intensificando desde entonces. La aparición de las redes sociales ha vuelto a toda la gente mucho más atenta a cómo luce cuando se toma “selfies”, y las adolescentes, tan vulnerables y en constitución de su personalidad, se enfrentan ansiosas a éste mundo de selfies, duckface y fotos a sus piernas.

Dicen las revistas de moda que dentro de sus páginas, se puede encontrar todo lo que se necesita para lograr la figura ideal que cada mujer quiere tener. Recuerdo que las devoraba desde que tenía tan solo trece años. Los artículos y anuncios nos hablan de cremas que queman la grasa, pastillas para acelerar el metabolismo y hasta la famosa dieta de repollo que se pasa de generación en generación. ¿Cómo es que mi hija ya la conoce? Ciertamente no por mí. Claro, las revistas promueven el culto a la figura y a una belleza que nunca se marchitará. No te lo dice una teóloga, filósofa o psicóloga, sino una mujer que en su primera juventud acarició y dio forma al sueño de ser modelo profesional y entrenadora de modelos. Cuando veo todo tipo de publicidad hacia las mujeres, pienso en mujeres delgadas, mujeres jóvenes, mujeres sin una gota de grasa en sus cuerpos y vestidas a la última moda. Como lo era yo. Pero también pienso en esas cinturas de avispa a fuerza de mucha ensalada, horas interminables en el gimnasio y mujeres que sacrifican todo por lucir tal y como las que ven en las revistas, incluso volviéndose anoréxicas, bulímicas y compulsivas. A la cabeza de esta lista están las y los modelos, pues ellos también padecen y son quizá los dioses de este culto como lo fui yo en su día.

El culto a la figura, esa preocupación por estar delgada o delgado, y tener un cuerpo perfecto, es el tema favorito para las nuevas aplicaciones de los teléfonos inteligentes, crear campañas publicitarias, para la prensa, la radio y la televisión. Por eso nuestras niñas en su mayoría, a los trece años están pidiendo cirugía plástica, a los doce ya se cambian el color del cabello y a los quince se cambian el color de los ojos. Si son azules, los quieren verde, si son negros los quieren azules. En fin, nadie se ha salvado pues a la cabeza estamos las madres de la generación de los “milinium” (debo confesar que he cometido unos cuantos errores dando formación de esto a mi hija), vivir metida en la corriente de todo ello, me arrastro más de una vez.  El culto a la figura, que se hace notar en “el six pack” perfectamente esculpido, los brazos de Michele Obama, los pechos de Kim Kardashian y las piernas de modelo de pasarela con alitas de ángel tipo Victoria Secret, ha llegado a las madres y a nuestras niñas de 8 años. En nuestro tiempo, el modelo a seguir era la muñeca Barbie, para los millennium ha sido la muñeca Bratz que con la misma delgadez que Barbie pero con labios carnosos y sensuales, ojos que hechizan a cualquiera y vestimenta que seduce, le dicen a nuestras niñitas: mira, así somos las mujeres hoy, 5 libras de más y olvídate, pues no pasarás la prueba. Para aterrizar con la heroína de Frozen, Elsa que no solo es delgada y bella, sino no cree en que haga falta el amor de un compañero para ser feliz. ¿Dónde quedo Caperucita Roja o la María de Jorge Isaacs? ¿La Reina Esther y las reinas de España que se hicieron santas por la dignidad con la que se conducían mostrado en su vestimenta, sus actos y su pudor al hablar? ¿Qué estás dispuesta a hacer tú nueva madre, joven madre y mujer humanizadora de la sociedad? Que se comprenda que hablo de los extremos, las mujeres por nuestra dignidad debemos cuidarnos, hacer ejercicios, vestirnos bien y utilizar la moda para influir de forma positiva pero sin llegar a los extremos y la perfección en todo el conjunto a los que nos tienen acostumbrados los medios de comunicación.

Necesidad de despertar y actuar

¿Hasta cuándo seguiremos durmiendo y apoyando todo esto, nosotras mujeres que hacemos y defendemos la cultura? ¿Le parece amigo lector que son estos modelos la noción de feminidad que queremos transmitir a las niñas? ¿Cómo evitar caer en estas trampas que inclusive muchas de nosotras como mujeres nos hemos creído? ¿Quién se animará a reinventar las muñecas? Supongamos que es cada una de nosotras la que trabaja para proveer a nuestras hijas y nuestras mujercitas una nueva mirada hacia lo que realmente significa ser mujer y estar a la moda. De acuerdo a Juan Pablo II, en su carta apostólica a las mujeres “la mujer está llamada a llevar a la familia, a la sociedad civil, a la Iglesia, algo característico que le es propio y que sólo ella puede dar: su delicada ternura, su generosidad incansable, su amor por lo concreto, su agudeza de ingenio, su capacidad de intuición, su piedad profunda y sencilla, su tenacidad… La feminidad no es auténtica si no advierte la hermosura de esa aportación insustituible, y no la incorpore a la propia vida”.[1]

Si damos una mirada a los últimos siglos de nuestra historia, comprobamos que el movimiento feminista ha cambiado profundamente nuestra convivencia, tanto en la familia como en la sociedad. Estos cambios parecían, al principio justos y necesarios. Más tarde, se los ha caracterizado –con creciente preocupación– como dañinos, exagerados y, en la actualidad, son (y quieren ser) plenamente destructivos” (Jutta Burgaff). Uno de ellos es la moda: un cuerpo liso como lienzo, sin gota de celulitis y grasa; un rostro esculpido y sin arrugas a fuerza de botox, colágeno para inflar los labios y máscaras de maquillaje con diferentes tonos de base que esculpen los pómulos, adelgazan el rostro para terminar con las pestañas postizas, las extensiones de cabello y las uñas solares. Ahora no soy modelo pero vivo con una millennium y todo un rosal de chicas de su edad y menos.

¿Mujer o género?

En palabras de la teóloga ya fallecida Jutta Burgaff: “A partir de la mitad siglo XX, una parte de las feministas ya no aspiraban simplemente a una equiparación de derechos jurídicos y sociales entre el varón y la mujer, sino a una igualdad funcional de los sexos. Comenzaron a exigir la eliminación del tradicional reparto de papeles entre varón y mujer (que les parecía arbitrario), y a rechazar la maternidad, el matrimonio y la familia. Se basan fuertemente en la filósofa existencialista Simone de Beauvoir (1908 – 1986), cuya voluminosa obra “Le Deuxième Sexe” (1949) fue un éxito mundial. Beauvoir previene contra la “trampa de la maternidad”, que sería utilizada en forma egoísta por los varones para privar a sus esposas de su independencia. En consecuencia, una mujer moderna debería liberarse de las “ataduras de su naturaleza” y de las funciones maternales. Se recomiendan, por ejemplo, relaciones lesbianas, la práctica del aborto y el traspaso de la educación de los hijos a la sociedad. Shulamith Firestone exige en su obra “The Dialectic Sex” la liberación de la mujer de la “tiranía de la procreación” a cualquier precio, y resume el sentir general de sus compañeras: “Quiero decirlo con toda claridad: El embarazo es una atrocidad.” [i]

Como ha mencionado, la prestigiosa teóloga, en el siglo XX comienza la revolución del género. Pero la mujer es más que un género. ¿Y qué es el género? Es el vocablo utilizado que no contiene en sí mismo el significado de ser mujer. Este vocablo queda corto para expresar lo que la mujer es en toda su profundidad. Por su constitución ontológica, la persona es una unidad substancial de cuerpo y espíritu. La naturaleza humana existe de dos modos distintos como varón y como mujer, de aquí que ambos posean la misma dignidad. La mujer es un ser sexuado. Cuando me refiero a la sexualidad hablo de la totalidad de la persona como hombre o mujer. Es por esto que la mujer debe defender esa dignidad propia que radica en ella, siendo muy celosa y cuidadosa a la hora de vestirse y así enseñar a sus hijas a hacerlo. “Es deber de cada madre, escribe San Juan Pablo II elevar la dignidad de cada mujer”.

Cuando la persona nace, nace desnuda y de inmediato se la cubre, pues se quiere proteger su intimidad. Profundizar en torno a esto con nuestras hijas es muy necesario, pues ayudará a la joven a comprender el porqué es importante vestirse y ser cuidadosa en cuanto a la ropa que se lleva, pues si la mujer quiere que se la ame por el significado profundo de ser persona-mujer y por su dignidad, ya que la vestimenta puede ser ayudar o ser obstáculo para alcanzar el fin que cada una tiene. Como madre deberás cuidar y cultivar su pudor, enseñarle desde pequeña que no es correcto que otros la vean desnuda; transmitirle los valores al escoger el uso del traje de baño y cuando este en edad de los shorts, ayudarle a comprender la razón por las cuáles en su hogar existen unas reglas en cuanto al largo de los mismos.

Dicen que en la moda, se vale todo, sin embargo, yo no estoy de acuerdo con esto. No se vale caer en el permisivismo y en el acomodamiento de porque está de moda y porque todo el mundo lo lleva, hay que hacerlo. No se vale que permitamos que a nuestras hijas y niñas no se les inculque el recelo por la moral y por la belleza de su dignidad femenina debido a la falta de formación en una misma. No se vale que por miedo a que nuestras hijas dejen de ser populares, no les enseñemos a respetarse, valorarse y protegerse a sí mismas.

Inculcar valores para ser mujeres con criterio

Algunos de los valores claves que podemos enseñar a nuestras niñas cuando queremos transmitirles la noción de la dignidad, autoestima y autorespeto, pueden ser:

–      Haz un inventario que empiece por ti: ¿en qué creo a la hora de vestirme, conducirme en privado y en sociedad, maquillarme y comprar ropa? ¿Tengo un presupuesto, calendario y sigo los lineamiento de un guardarropa básico?

–      ¿Cómo cuido de mi pudor, en el aspecto de escotes, largo de faldas y vestidos, pantalones que se ciñen demasiado al cuerpo o maquillaje y peinado? Si quieres una idea de que tan bien lo estás haciendo, observa el antes y después de las que ahora son reinas como Leticia de España, Máxima de Holanda, y las princesas de Inglaterra, Kate Middleton y Sofía de Suecia. El protocolo a la hora de vestirse, proyectar una imagen e influir sobre las mujeres unas a otras no es sólo para las casas reales, es para todas y cada una de nosotras mujeres comunes y corrientes que adornan el mundo con el impacto que provocan las flores al mirarlas.

–      ¿Cuáles son mis ideas en torno a la moda como vehículo ideal para influir positivamente en el papel de la mujer en la sociedad?

–      ¿Cuánta atención y cabeza pongo en la selección de prendas, colores y formas que van mejor de acuerdo a mi forma corporal, ocupación y edad?

–      Si eres una mujer profundamente comprometida con todo lo que enseña la Santa Iglesia Católica, pensarás en penetrar tu personalidad de las actitudes, modos y formas de vestir que la Virgen Santísima llevaría en este tiempo. ¿Cómo sería el perfume que ella dejaría a su paso de llevar a Jesús a la iglesia, a una fiesta de cumpleaños y a la playa? ¿Cómo te la imaginarías al vestirse para una cena a solas con José o para una fiesta entre amigas? No se te olvide que la Virgen María fue tan mujer como tú y yo, de carne y hueso. Pobre, sencilla y digna. Con la cabeza bien puesta sobre los hombros.

Después de estos ejemplos creo que tú misma puedes elaborar una lista de valores imprescindibles para la educación de tu hija: pudor, buenos modales, perfección en la postura al estar de pie, sentada y al caminar. Cuéntame que has probado, qué no te ha dado resultado, en qué estás teniendo problemas. Resolvamos juntas las dudas en torno a nuestra dignidad y la moda e iluminemos el mundo como el necesita ser iluminado por nosotras las mujeres, humanizadoras de la sociedad y promotoras del reino de los cielos. Además si encuentras este artículo de gran utilidad te invito a promoverlo con tus amigas, provocar una tertulia entre tú y ellas para discutirlo y si hay espacio invítame a mí también. Te aseguro que es así como las mujeres iluminamos el mundo.

[1] Pío, X. I. I. Alocución a las mujeres sobre la dignidad y misión de la mujer (21 de octubre de 1945): AAS 37 (1945) 284-295; Juan Pablo II, Carta enc. Laborem exercens, 19, 625-629.


¿Qué significa ser joven?
¿Ser joven significa tener la edad entre los 14 o 15 años y los 28 o 30 años…? ¿Es cuestión de años…? ¿Es cuestión de la edad del cuerpo o del el espíritu? ¿Por qué hay viejos que se sienten jóvenes y jóvenes que se sienten viejos…? Este es un problema que se presenta en nuestra época, debido a la “velocidad” con la que vivimos actualmente, debido a la pérdida de nuestra capacidad de asombro, a lo efímero que resultan las cosas. Hoy la noticias apenas duran horas mientras son vigentes… todo parece ser “perecedero”…todo parece tener “poca vida de anaquel”. Entonces ¿qué es aquello que nos hace ser “actuales”?. Hoy lo que hace falta es “congruencia”…congruencia con lo que se piensa y con lo que se hace. Congruencia al orientar todas nuestras acciones a ese fin que nos hemos propuesto… cueste lo que cueste. Así…siempre seremos jóvenes. Y los que piensan que ya “no hay remedio”…siempre lo hay…siempre habrá tiempo —solo la muerte no tiene remedio— para volver a empezar…begin the beguine…


Vale la pena enamorarse…
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=2COYRIa8cAs&w=560&h=315]
La película de anoche: Una Aventura Extraordinaria
Son de esas películas que; que por el puro título, no se te antojan. Era viernes y después de una semana intensa por el hecho de ser la primera después de vacaciones, se antojaba ir a dar una vuelta y si acaso ir al cine. Nos fuimos temprano, mi mujer y yo y después de dar una vuelta por las tiendas de la plaza comercial, que para ser la primera semana después de vacaciones, se notaba alegre. Al fin llegamos a la entra de los cines y vimos la cartelera. Buscábamos una sobre un avión pero nos dijo la chica que nos atendió que aún no se estrenaba. Ahí estaba… “Una Aventura Extraordinaria”…no tuvimos muchos antecedentes de la película pero nos animamos…la había en las dos versiones en 3D y normal. Elegimos la versión normal y que bueno, porque la película dura casi dos horas y verla con los lentes de colores estamos seguros que hubieran sido un tanto difíciles para este par de abuelos.
Nos pareció un poco lenta al principio, distinta de las muchas que hemos visto últimamente. En español y con acento, suponemos indio (de la India) que la hizo interesante. Tiene muy buenas escenas sobre todo las que se ven en el océano. Es una película fuerte, coincidimos los abuelos, sobre todo por los diálogos que tienen en la familia el actor principal y por un enfrentamiento que tiene con Dios, después de que le pasan cualquier cantidad de situaciones difíciles en los 200 días que permanece perdido en el mar con un tigre de bengala por compañero.
La recomendamos; quizás no para niños pequeños. Vale la pena; por las muchas escenas en el mar, por los diálogos con su familia y por la búsqueda personal de explicaciones.


¿Cómo hablar a los jóvenes de sexualidad?
Al hombre no le basta hacer cosas, vivir la vida, necesita descubrir el sentido que tiene lo que hace. Habitualmente se pregunta qué sentido tiene lo que está haciendo y exige respuestas. Todo el mundo sabe que es el amor el que da sentido a la vida, ¿pero qué es el amor? y ¿cómo amar?.

La autora del libro es médico, Presidenta del IVAF (Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares), profesora del Instituto Juan Pablo II de Ciencias para Matrimonio y Familia, madre de familia y tiene una gran experiencia del trato con las personas. Se ha asomado al mundo interior de cada hombre concreto, allí donde se esconde y se manifiesta la verdad de lo que cada uno de nosotros somos, lo que con frecuencia ni nosotros mismos conocemos porque nos “cuesta acceder al interior y tampoco nos gusta recibir visitas.” El libro tiene una prehistoria de muchos años de reflexión sobre esa experiencia que junto a su ciencia se plasman en ese dejar que tome la palabra el interior de cada persona para sacar lo mejor de sí misma.

http://encuentra.com/familia_y_sexualidad/como_hablar_a_los_jovenes_de_sexualidad15506/


18 de marzo del 2012
“Así como yo no tengo paz, tampoco ellos la van a tener
Susana Trimarco reunió a sus 47 años el arrojo suficiente para disfrazarse de prostituta y buscar a su hija María de los Ángeles, Marita, Verón en los prostíbulos de Argentina. Cruzando testimonios por aquí y por allá fue informándose de que la chica había sido golpeada con la culata de una pistola en las calles de San Miguel de Tucumán, introducida en un coche rojo, vendida a una red de trata de blancas, drogada, violada, apuñalada y forzada a tener un hijo en cautiverio con su proxeneta, José Fernando Gómez, alias el Chenga.
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/03/17/actualidad/1332012305_311478.html


18 de febrero del 2011

23 octubre del 2011
¿Dónde escondieron la felicidad?
Autor desconocido
Un poco antes de que la humanidad existiera, se reunieron varios duendes para hacer una travesura. Uno de ellos dijo: Debemos quitarles algo, pero, ¿qué les quitamos?
Después de mucho pensar uno dijo: ¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar.
Propuso el primero: Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo, a lo que inmediatamente repuso otro: No, recuerda que tienen fuerza, alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está.
Luego propuso otro: Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar, y otro contestó: No, recuerda que tienen curiosidad, alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrará.
Uno más dijo: Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra. Y le dijeron: No, recuerda que les dimos inteligencia, y un día alguien va a construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad.
El último de ellos era un duende que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás. Analizó cada una de ellas y entonces dijo: Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren.
Todos voltearon asombrados y preguntaron al unísono: ¿Dónde?
El duende respondió: La esconderemos dentro de ellos mismos. Estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán.


26 de septiembre 2011
Lavarse
Este video se llama “Get clean” o “Lavarse”. Es el ganador de un certamen convocado por diferentes diócesis católicas de Nueva York. El concurso premiaba al mejor vídeos de 1 minuto sobre el Sacramento de la Confesión. [youtube http://www.youtube.com/watch?v=eI-l9ug7S7A&w=560&h=315]


14 de septiembre 2011
La generación del sentimiento
Covadonga O’Shea reproducía, en estas mismas páginas de TELVA, una confidencia que le hizo el psiquiatra austríaco Vikytor Frankl: “Junto a la Estatua de la Libertad habría que erigir un monumento en homenaje a la Responsabilidad”. El sobreviviente de los campos de concentración nazi tal vez se fijara, al lanzar semejante sentencia, en las generaciones norteamericanas de después de la segunda Guerra Mundial, aquellas que abanderaron la libertad sexual, extendieron el consumo de droga y generalizaron el divorcio y el aborto, hasta convertirlos en elementos definidores de la sociedad moderna. De la boca de tantos millones de hombres y mujeres no se descolgaba la palabra “libertad” para justificar semejantes abusos, una libertad desprovista de responsabilidad que les ha conducido a la amargura, al vacío, tal y como relatan películas como “American Beauty” o “Las Horas”.
http://www.aciprensa.com/Familia/generacionsentim.htm


27 jun 2011
Ser y parecer por el vestido
En esas ocasiones en que la calma social se ve sacudida por el drama de las agresiones sexuales, suele haber alguna persona –varón casi siempre– que cuestiona si no será la mujer la que provoca con su forma de vestir el abuso de fuerza del hombre. Y con frecuencia se oye la respuesta de voces feministas que consideran machista tal ocurrencia.

Desde hace meses, algunas de esas protestas se han unido en el movimiento SlutWalk, surgido a raíz de la recomendación de un policía de Toronto, durante una conferencia en la Universidad de Leyes de York celebrada a principios de año, de “evitar vestirse como una fulana” para alejar el peligro de un asalto sexual. El movimiento, cuyo nombre significa literalmente “la marcha de las fulanas”, se ha extendido por Canadá, París, Londres, México y otras capitales, con la ayuda de las redes sociales. Y su argumento es: “no es no” y un vestido no significa “sí”. “Que no me digan cómo debo vestirme, que le digan al agresor que no viole”.

http://www.aceprensa.com/articles/ser-y-parecer-por-el-vestido/


22 abr 2011
El payaso que hizo reír a Juan Pablo II
“Soy el once de catorce hermanos y pertenezco al Opus Dei desde hace veinte años. Aunque la idea de la santidad en la vida ordinaria me la habían intentado trasmitir mis padres desde pequeño, me lo creí de verdad cuando recibí la vocación a la Obra, y todavía me lo sigo creyendo.
http://www.opusdei.es/art.php?p=15471
VIDEO: Entrevista a Diego Poole en Telemadrid


4 MAR 2010
Juai RITO
La película que protagonizan Anthony Hopkins, en el papel de un sacerdote católico que reside en Roma, y Colin O’Donoghue, en el rol de un seminarista que ha concluido sus estudios de teología en un seminario de los Estados Unidos, es una adaptación del libro escrito por Matt Baglio que se fundamenta en acontecimientos que sucedieron en la realidad.
Leer más


26 ene 2011
La crisis de la libertad
Gran parte de la actual confusión en cuanto a la libertad se debe al hecho de que pensamos que la libertad consiste en vernos libres de restricciones externas, olvidando que consiste mucho más en ser libres de limitaciones internas, de restricciones –que nos hemos impuesto o nos hemos buscado– que impiden el desarrollo de nuestra verdadera personalidad. Se trata, esencialmente, de poseer, y de saber ejercer, una potencia personal e interior, una potencia que incluye –en íntima relación– dominio de sí, posesión de sí y realización de sí. “Liberas a un hombre –ha dicho James Farmer, destacada personalidad de la campaña en favor de los derechos civiles de los negros americanos–, pero todavía no es libre. Todavía ha de liberarse a sí mismo.” Nietzsche escribió: “¿Te crees libre? Háblame de la raíz de tu pensamiento, no de cómo te libraste del yugo. ¿Te crees capaz de librarte de él? Muchos han abandonado todos sus valores al rechazar sus servidumbres. ¿Libre de qué? ¿Qué le importa esto a Zarathustra? Mírame a los ojos y contéstame: ¿Libre para qué?…”

http://www.almudi.org/Inicio/tabid/36/ctl/Detail/mid/386/
aid/908/paid/0//crisis/libertad/Default.aspx


5 ene 2011 Noche de Reyes
Piensa diferente
[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=dX9GTUMh490&hl=en_US&feature=player_embedded&version=3]


22 dic 2010
La etapa de la juventud
Esta parte de la vida está comprendida entre la infancia y la edad adulta. Podemos hablar de tres rasgos en su desarrollo: a) desarrollo orgánico, b)desarrollo social y c) desarrollo espiritual.

a) El desarrollo orgánico del joven modifica formas y funciones del cuerpo el cual se va transformando paulatinamente en adulto.

b) El desarrollo social del joven hacia la independización del hogar paterno y el familiarizarse con nuevas relaciones sociales es un proceso natural, radica en la propia naturaleza humana.

c) El desarrollo espiritual, a diferencia de los dos anteriores, no es un proceso natural, es un proceso cultural que se despliega en el juego conjunto de autoeducación y educación receptiva, con dificultades y esfuerzos orientados a conseguir la perfección. Precisando, además, de la maduración de funciones fundamentales como son las intelectuales, emocionales y volitivas; esto formará un adulto autónomo con valores y valoraciones, ideas e ideales orientados en un orden axiológico. Podemos dividir la etapa juvenil en cuatro fases:
http://www.aciprensa.com/Familia/etapas.htm


05 de dic 2010

Joven cantautora católica que triunfó en “reality” da lección de vida.

Miriam Fernández nació con parálisis cerebral y usa un andador para caminar. Su madre adolescente desoyó a quienes le plantearon un aborto y optó por entregarla en adopción. A sus 20 años de edad es tal vez la cantautora juvenil más querida de España y usa su talento para defender la vida y transmitir un mensaje de fe: “Dios no manda nada que no podamos soportar“.


04 de dic de 2010
Por Carmen Gómez, Psicología evolutiva
Actualmente la juventud ha pasado a un primer plano. Su poder e influencia es mucho mayor hoy que hace unos años. Los jóvenes constituyen sin duda un sector sobresaliente dentro de la comunidad.
Asistimos a una “juvenilización” de la sociedad. Los jóvenes imponen sus formas de hablar, modas, gustos, aficiones… en la sociedad.
Factores que explican la actualidad de los jóvenes
- Uno de ellos, es el poder económico de los jóvenes. Son los principales consumidores de ciertos productos. Su poder económico se ha hecho más manifiesto porque gastan el dinero en artículos muy llamativos, y su consumo tiende a concentrarse en determinados sectores del mercado
http://www.aciprensa.com/Familia/juventudhoy.htm


-¿Tú no estudias?, ¿no tienes ocupación?
-¿Como cuál? -dijo el chico, entreabriendo un ojo.
-Podrías estudiar.
-¿Para qué?
-Para ingresar más adelante en la universidad.
-¿Para qué?
-Para obtener un título y poder trabajar.
-¿Para qué?
-Para poder ganar mucho dinero.
-¿Para qué?
-Pues…, para que puedas adquirir una buena casa, y muchas cosas más -contestó aquel hombre, ya un poco perplejo.
-¿Para qué?
-Para que en tu vejez disfrutes de lo que tienes y descanses.
-Pues eso es justo lo que estoy haciendo ahora: descansar. http://www.aciprensa.com/Familia/rebeldia2.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>