El Papa Francisco “¿Algo nos quiere decir?”

Salió al balcón principal de la Catedral de San Pedro con la indumentaria más sencilla, usando su crucifijo de plata, en lugar de usar uno de oro. Ocupar un asiento en el autobús con los demás Cardenales, en lugar de usar su vehículo. Llevarle en sus manos, personalmente, un ramos de flores a la Virgen. Ir a recoger sus cosas al Hotel y pagar la cuenta. Sentarse en la mesa con otros participantes, en lugar de usar la mesa principal reservada para él. La respuesta está en lo que le dijo el Cardenal que estaba a su lado cuando se supo que sería el nuevo Papa: “no se olvide de los pobres”