Chris Pratt dice que el nacimiento prematuro de su hijo tuvo un impacto decisivo en su fe

Chris Pratt, estrella de Jurassic World, el éxito de taquilla de este verano, es un cristiano que no ha dejado atrás su fe como estrella de Hollywood. El actor regularmente coloca frases de la Escritura y peticiones de oración en su cuenta de Twitter y su muro de Facebook page, y Christianity Today cuenta que Pratt recientemente habló sobre el papel de la oración en su vida cuando su hijo, Jack, nació prematuramente hace dos años:

“Estuvimos asustados durante mucho tiempo. Rezamos muchísimo”, explica Pratt. “Esto me devolvió mi fe en Dios, no porque necesitara devolvérmela, sino que la redefinió. El bebé era muy bello para nosotros, y vuelvo a mirar sus fotos y daría impresión a quienes entraran a verlo, pero para nosotros era bello y perfecto”.

En la reciente March of Dimes Celebration of Babies (ONG norteamericana que trabaja por la valorización del embarazo, y que celebra los nacimientos de hijos de estrellas y celebridades), Pratt contó que su mujer, la actriz Anna Faris, dio a luz con nueve semanas de antelación. Con sólo 1,45 kg, Jack estuvo en la UCI neonatal cerca de un mes, y los doctores les dijeron que su hijo tendría necesidades especiales y necesitaría cirugía:

“Hice promesas en ese momento sobre qué clase de padre quería ser y sólo recé para que él viviera lo suficiente para que yo pudiera cumplirlas”, contó a Variety.

“He hecho muchas cosas fantásticas como actor — he saltado de helicópteros y he hecho algunas acrobacias atrevidas, y he jugado a béisbol en un estadio profesional, pero ninguna significa nada comparada con ser el padre de alguien”.

Pratt expresó su gratitud, pues su hijo se ha convertido en un niño lleno de energía y salud:

“Nuestro Jack pasó de ser una pequeña criatura indefensa a un muchacho inteligente, feliz, fuerte, divertido, hermoso, al que le encantan los camiones Monster y ‘Daniel Tiger’, y, aunque no lo crean, le gustan las verduras”, compartió Pratt. “Los tomates cherry y el brócoli son sus comidas favoritas”.

Pratt, quien es conocido por ser una persona con los pies en la tierra y por su humildad, también ha dicho que él no da su estrellato actual por sentado, ni quiere necesariamente centrarse en él para siempre:

“Tengo mis ojos en el premio. El cuadro grande es mi esposa y mi hijo y yo viviendo en algún lugar que no sea Los Ángeles, poder ser un líder de los Boy Scouts, beber cerveza el sábado, ir a la iglesia el domingo, pasarlo bien. Me gustaría enseñarle a jugar al fútbol. Ese es el objetivo, y necesito hacer tantas grandes películas como pueda mientras todavía hay tiempo. Porque nunca se sabe lo que se viene “, dijo