La gratitud como disciplina

Los actos buenos y atenciones que recibimos a diario superan con mucho a las ofensas
 Por: Adolfo Güemez | Fuente: Actualidad y Análisis

Vivir con una persona quejumbrosa es un verdadero infierno. A la persona quejosa no hay nada que le satisfaga. A todo –¡absolutamente a todo!– le encuentra algo qué criticar. Jamás está contenta con nada.
Una persona así engendra un ambiente pesado, denso, oscuro. Y termina por alejar a todos de sí mismo. Su queja es como un empujón invisible a cualquiera que se le desee acercar.
«¿Cuántas veces al día te quejas y cuántas veces das gracias?», le preguntó el psicólogo a una persona con depresión. «No sé, nunca las he contado –le respondió–. ¿Pero eso qué tiene que ver con mi enfermedad?» «Mucho, porque para ser feliz es fundamental que el número de veces que das gracias sea muchísimo mayor al de las que te quejas».
Y es claro que en la vida, los actos buenos y atenciones que recibimos a diario superan con mucho a las ofensas, los descuidos o los desprecios. Pero cuando actuamos en forma egoísta, terminamos pensando que «me merezco mucho más de lo que tengo».
Considera lo siguiente. ¿Hace cuánto que no haces una lista de todas las cosas por las que tendrías que estar agradecido? Es más, ¿la has hecho alguna vez? Te aseguro que es un ejercicio muy gratificante, y que te ayudará a ser consciente de que eres una persona privilegiada, a pesar de todo.
De hecho, de acuerdo con Chris Mooney, estudios psicológicos emprendidos desde el año 2000 han descubierto el profundo vínculo que existe entre la gratitud y una serie de beneficios: tener mayor esperanza y optimismo en mi futuro, mejores herramientas para superar el estrés, menos probabilidades de caer en depresión o en alguna adicción, mejor sueño y tranquilidad, etc.
Y cita un estudio en el cual se asegura que el grado de agradecimiento que tenemos «puede explicar mejor la satisfacción que experimentemos de la vida que otros factores como el amor, perdón, inteligencia social y humor».
Dichas investigaciones también afirman que una persona agradecida genera vínculos de confianza más fuertes y frecuentes que las personas que no lo son. Abre puertas que de otra manera estarían cerradas, y genera apoyo de gente muy variada.
Mooney atestigua que la gratitud es un signo de un buen comportamiento a nivel moral; característica que los demás son capaces de captar, y por ello los motiva a comportase conmigo de manera adecuada. Del mismo modo, es un excelente medio para educar: mostrarte agradecido con tus familiares los predispone a una mejor conducta.
Así que a partir de ahora no debes de dejar la gratitud para la simple espontaneidad. Has de hacerla una manera de ser, una elección consciente, una disciplina.
Qué maravillosa oportunidad nos da precisamente la época que estamos comenzando. La Cuaresma es un momento muy especial para dar gracias, y hemos de aprovecharla para eso.
Pero atención, lo que revela este estudio es que no basta un día, ni siquiera unas semanas, sino que nuestra vida diaria tendría que ser un constante torrente