La Pandilla

Solían ser los amigos de la cuadra, los vecinos más cercanos, los compañeros de la escuela. Todos conocidos, entre ellos y por todos conocidos. No se cuestionaba el cariño. Se compartían los días, las semanas, los meses y quizás los años de una vida común de juegos, de aventuras, de un territorio. Explorando el mundo y sus acontecimientos; por cierto, muchos de ellos, incomprensibles para mentes tan cándidas. La pandilla tenía sus reglas y sus líderes. Tenía un código simple que regia los juegos, los prestamos de juguetes, de postales, de patines. Se compartía todo; las alegrías, los miedos, las galletas. El arrojo fue siempre bien visto. Existían héroes y villanos; policías y ladrones, conquistadores y conquistados. Había un estricto código de honor. Se sabía guardar un secreto. Se sellaban las alianzas con gotas de sangre. Se aprendía a compartirlo todo. Después de fragorosas batallas con espadas de madera, con lanzacohetes, piedras, lodos, plastilinas, canicas, hilos, cuerdas, yoyos; que todo formaba el tesoro de la pandilla. De vez en cuando se hacia el recuento de daños; raspones, descalabros, cicatrices, torceduras; mil heridas de campaña.
Se consolidaba el grupo y la vida solo se gozaba.
Se defendía al débil y se respetaba al fuerte.
La pandilla nos formó, nos enseño a compartir, a respetar, a imaginar, a soñar, a creer, a reír, a llorar, a ganar y a perder.
<Niños…a lavarse a las manos es hora de cenar>
Mañana hay que ir a la escuela…

¿Cuál fue el mejor regalo?

En estas fechas que fueron de compras, de búsqueda de regalos, de dolores de cabeza por saber… ¿qué le regalo? Al fin pasaron. Para muchos, el hecho de buscar y de encontrar “ese” regalo fue lo mejor de la fiesta. No cabe duda “lo mejor no está en recibir… sino en dar”. Para algunos se nos queda en la mente, muchas veces para el resto de la vida, “aquello” que recibimos un día de regalo. Y seguro no fue por el costo; sino por la originalidad o espontaneidad. Recuerdo a un papá que regaló a su joven hija “una brújula”; desconcertante el regalo, pero sin duda, “con chanfle”. Son de esos regalos que vale la pena darnos de vez en cuando.
LFGN

¿Cómo hacer para que la política proteja y valore la familia?

El hijo tiene derecho a ser concebido de forma humana, es decir, como expresión del amor entre su padre y su madre, de un amor desinteresado y por tanto abierto a la vida. Tiene derecho a no ser producido en un laboratorio y concebido en una probeta mediante una intervención médica. La vida y la familia, por tanto, se llaman mutuamente. No hay verdadero amor entre los cónyuges si no está abierto responsablemente a la vida, porque en este caso la instrumentalización recíproca, más o menos consciente, se haría sentir. La vida, por otro lado, no sería dignamente acogida y honrada si no se recibiese en una familia, donde el recién llegado se sienta acogido, protegido, y de donde puede recibir la educación necesaria para la vida.
 
Giampaolo Crepaldi
Arzobispo de Trieste.
Presidente del Observatorio Internacional “Cardenal Van Thuân” sobre la Doctrina Social de la Iglesia.
http://www.cocei.org.mx/files/Crepaldi_Politica-proteja-familia[1].pdf
 
 

 

El verdadero sentido de los Blogs y el pánico escenico

La verdad es que, apenas salido el blog “mejor familia”, me han llegado comentarios, más bien pocos; quizás porque no he sabido promoverlo. Un chiste es sacar el blog… pero otro es promoverlo y que alguien lo lea. Así que dentro los comentarios, insisto, pocos; recibí uno que, además de agradecerlo, me sacó de onda, un poco, porque aun no acabo de entender cómo puedo hacer para promover el tema, que dicho sea de paso, importa y mucho, para que esta sociedad en la que vivimos y que se ha “distraído” de estos temas importantes, tenga al menos un recurso a la mano, sencillo, práctico; donde pueda encontrar alguna ayuda en esta difícil tarea de sacar adelante a la célula principal de la sociedad.

Pero volviendo al principio; el comentario recibido iba por el lado de que mi lectora, que espero no sea la única, me soltó  – yo creí que al fin iba a poder conocerte más y conocer más sobre “tus” pensamientos sobre la familia y lo que he visto han sido artículos, por cierto muy buenos, que has ido copiando y pegando-. Así me la soltó. Me saco de onda. En principio creo que tiene razón, después de haber leídos varios blogs, creo que así deben ser… con artículos del autor y responsable del blog. Menuda tarea.

No me desanimo. Seguiré copiando y pegando. Seguiré invitando a los amigos a zambullirse en el blog y al mismo tiempo, iré poco a poco, escribiendo más sobre tema; envolviéndolo con mis propias reflexiones, que espero sean de utilidad.

Espero algún día complacer a mi lectora, siempre y cuando supere el pánico escénico. Que Dios me la bendiga.
L.F.Goya

Bill Gates descubre que el mundo no se arregla con dinero

La Fundación Bill & Melinda Gates tiene mucho dinero. La salud de la humanidad, principalmente en los países en desarrollo, tiene muchos problemas. ¿No se podría inyectar una fuerte dosis de lo primero para resolver, con un invento revolucionario, algunos de los más graves y apremiantes entre los segundos?
http://www.aceprensa.com/articulos/2010/dec/23/bill-gates-descubre-que-el-mundo-no-se-arregla-con-dinero/

Eso pensó Bill Gates en 2005. Convocó un concurso de ideas que pudieran producir avances decisivos en la lucha contra la malaria u otras epidemias, o contra la desnutrición. Llegaron unos 1.600 proyectos, y la fundación escogió 43, a los que dio en total 450 millones de dólares en ayudas por cinco años.